I.LETRADA.CO | El paragüero | CATATONIA, UN CIRCO MUSICAL EN LLAMAS
El paragüero
ESCRITO POR
Camilo Barajas
IMÁGENES POR
Wayra Cifuentes Vargas
Artista visual, diseñadora industrial, y productora. Ha combinado sus conocimiento de estas áreas para hacerse partícipe de diversas proyectos artísticos independientes.

CATATONIA, UN CIRCO MUSICAL EN LLAMAS

Aún es frecuente la creencia de que lo artístico es un don exclusivo de seres "especiales", personajes extravagantes que sumidos en vidas hedonistas viven del deleite de recrear su propia imagen a través del arte. Este prejuicio de fantasía dista mucho de lo que realmente sucede y no se necesita tener una pisca de artista para darse cuenta de ello; pero, ¿Qué pasa cuando el artista se ve confrontado por la escasez, la impotencia y la imposibilidad de abrirse paso creativamente? ¿Qué pasa cuando la vida "real" petrifica la necesidad de crear que nos habita, no solo como artistas, sino como seres humanos?

Catatonia, una pieza de teatro musical, escrita y dirigida por Juan Carlos Mazo, pone en escena los goces y las impotencias de un grupo de artistas al borde del fracaso. Sin embargo, esta marginalidad no es tratada como un drama lastimero más dentro de la historia del arte y sus frustraciones. Mazo ha sabido verter en su texto las pasiones incendiarias que hierven en el camerino de un circo popular y, en clave de cabaret y comedia mordaz, ha construido un universo de colores y risas llevadas hasta las últimas consecuencias. Para ello ha creado a Marlon (Gustavo Herrera), Solange (Juana del Río), y Arturo (Pio Molina); tres  cirqueros comandados por la patrona Mariela (Carolina Sabino), y asistidos por un utilero llamado Samacá (Juan Manuel Garcés). Toda la energía contenida en los sueños desesperanzados de estos seres es expresada en actuaciones impresionantemente vivas, dando cuerpo a un elenco vigoroso que de inicio a fin se mantiene en llamas.

A esto se agrega un factor psicológico tratado a modo de suspenso y un tinte de dulce e inquietante misterio. Detalladamente construido, tanto en la dirección, como en la dramaturgia, nos da la bienvenida a la función un espectro bufonesco. Este personaje, representado por Camilo Colmenares, pareciera estar hecho de los sueños rotos y la felicidad reprimida de los habitantes de este circo; la destreza corporal de Colmenares, lo exquisito de sus movimientos casi coreográficos dibujando este payaso fantasmagórico que se pasea por cada escena, logran un efecto de hechizo, no sólo para los demás personajes, sino para el público en general. Así, la cooperación milimétrica entre Colmenares y Herrera en el escenario, va dando las pistas de una siniestra alianza entre el payaso hombre y el payaso espectro: vemos entonces que el artista catatónico delira con tan peligrosa exactitud, que sus sueños terminarán por desbordarse sobre la vida de todos.

El lugar que alberga este circo de extravagantes dulzuras es el centro cultural aseismanos, que durante los fines de semana se transforma en teatrino para apoyar esta puesta en escena de teatro independiente. Es allí donde puede dirigirse entonces para ver este pequeño carnaval que se levanta festivo, como una invitación contundente a no resignarse nunca a dejar de lado la necesidad vital de mantenerse en creación. 





 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
El paragüero
El blog editorial de i.letrada multiplica las voces que hacen eco al tema del número. Espacio polifónico abierto a la participación.                     
i.letrada La revista pseudoacadémica más cultural de Bogotá.
ETIQUETAS
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :