I.LETRADA.CO | TRAS ESCENA | PAMELA RODRIGUEZ
TRAS ESCENA
PAMELA RODRIGUEZ
ESCRITO POR
Juan Pablo Conto Jurado
Lector y melómano de tiempo completo

PAMELA RODRIGUEZ

Entrevista con esta música peruana, que salta del jazz al pop de manera muy salvaje y poco premeditada.

Hace poco se realizó el Sexto Festival Internacional de la Canción Itinerante de Bogotá (FICIB). El evento fue realizado por la organización Barrio Colombia y los asistentes pudieron disfrutar de invitados tanto nacionales como internacionales. Tuvimos la oportunidad de hablar con Pamela Rodríguez, una música peruana, dos veces nominada al Grammy Latino, que ha explorado diversos géneros que van desde la música de su país, pasando por el jazz, hasta el pop.

¿Cómo te trata la ciudad?

Muy feliz de estar acá. No había estado tanto tiempo en Bogotá y la estoy pasando feliz: pasear rico, estar con amigos -tengo muy buenos amigos acá-, conectándome con gente chévere.

Quisiera que me contaras un poco de tu historia musical.

Comencé haciendo música en mi casa. Ahí todos son músicos: mi papá, mi hermano… es algo que me había elegido a mí; de niña no tuve opción (risas). Ya más grande tuve una conexión muy potente con la música y con la expresión a través de la canción. Entonces empecé a estudiar piano de muy chica. Estudié canto clásico a los 11 años y a los 17 ya estaba en Texas, en la universidad, estudiando jazz y música clásica. Yo crecí en casa con un rockero, entonces tenía muchas influencias desde muy niña.

¿Tú papa es rockero?

Sí, mi papá es rockerísimo. Y blusero también. El blues y el rock eran lo suyo.

¿Y luego en la universidad?

Bueno pues me fui a la Universidad a estudiar y empezó a cuajar mi primer trabajo que surgió a raíz de mis clases de etnomusicología. Estuve estudiando mucho tiempo y me empecé a hacer preguntas que las contesté con dos discos. Primero con “Perú Blue” (2005) y luego con “En la Orilla (2007). Quería explorar la música de mi país como una compositora joven, como algo actual en términos conceptuales de la lírica y en términos musicales, cambiando las reglas temáticas: por ejemplo al machismo darle la vuelta y así.

¿Esa fue tu primera transformación musical?

Esa fue mi primera transformación. Ya después vinieron muchas y no se cuántas más vendrán. Saqué el tercer disco, “Reconocer” (2011), que fue más pop y más íntimo. Y fue más pop porque así me salió. No fue que dije “oh, vamos a hacer pop”. Yo no soy muy artificial. Es decir, cambio mucho pero no partiendo de artificios, sino de cosas que me nacen. Yo hago lo que me gusta y como siempre estoy cambiando, como soy inquieta y obsesionada con algo diferente cada cosa me sale así, diferente. No necesariamente lo planeo.

Entonces cuando se habla de esa variedad que hay en tu música, que un poco de jazz, de pop, de música peruana ¿no es algo tan pensado? ¿No te propones a explorar determinadas cosas al hacer la arquitectura de un disco?

No. Soy demasiado salvaje para eso. Me encantaría, ser más metódica, más arquitectónica ¡qué lindo! Pero no, yo soy muy salvaje. Por lo menos hasta ahora, no he tenido tiempo de pensar demasiado. Todo ha sido muy de feeling, muy de momento, espontáneo. He hecho lo que me ha salido y espero seguir haciéndolo

Tiene que ver supongo que también con esa variedad de descendencias, tu abuelo…

Sí, mi abuelo. Mezcla de italiano, con nativo peruano, inglés con nativo boliviano. Españoles….

¿Tiene algo que ver?

¿Será? Es tal la mezcla. Supongo, todo eso debe influir. Yo creo que cuando tienes una cultura mucho más definida de pronto no pasa tanto, pero en mi casa siempre ha habido una mezcla de cosas. Muy peruano, muy italiano, muy inglés, muy todo.

¿Qué encontraste al estudiar etnomusicología?

Encontré algo muy simple, la posibilidad de entender al ser humano a través de la música, punto. Tan sencillo como eso. Por qué alguien escribe esta música y no escribe la otra. Por qué para ir a la guerra las canciones son de tal manera y las canciones para los bebés son de esta otra. Cuáles son los sentimientos, cuáles son las cosas. Cómo de una cultura a la otra las cosas van variando y cómo la música refleja lo que se vive a nivel cultural. Eso me voló el cerebro.

Con la música reflejando ese montón de cosas, ¿haces una relectura de tus propios discos tiempo después?

Sí lo hago. Es chévere. No es que viva tanto en la retrospectiva. Me lo he cuestionado pero me parece mucho más excitante lo que va a venir. Voy pensando “y ahora qué y ahora qué”. Cumplo treinta años y me siento más curiosa y más viva. Más energética que nunca en mi vida. Te juro que a los 18 años no sentía lo que siento ahora, de querer comerme el mundo. Mi análisis en ese sentido es más prospectivo y me divierte.

¿Para dónde vas como artista?

Ahorita estoy por publicar un trabajo, un cortometraje que se llama “Una herida hecha luz”. Le puse ese título por la frase de George Braque que dice “el arte es una herida hecha luz”. Se la escuché una vez a Rosa Montero. Ella lo citaba cuando explicaba porqué había hecho trabajos autobiográficos; decía que para que el dolor no la destruyera tenía que convertirlo en arte. Entonces tengo mis canciones de mi etapa de dolor. Son cuatro canciones que no tienen nombre, es un ciclo de canciones, cuatro movimientos que reciben este nombre.

¿Pero es un cortometraje?

Sí, lo estoy publicando como un cortometraje. Es que ya me cansé del formato. Creo que ya no quiero sacar discos. Creo, creo. Por ahora no me provoca. Quiero explorar lo visual. Y este cortometraje es chévere porque son veinte minutos de plano secuencia. Tiene un trabajo de cámara chévere, bien poético y bonito. Sentí la inclinación y la seguí.

¿Algo que quieras agregar? ¿Qué más andas haciendo?

Estoy metida en varios proyectos de música, per creo que por un tiempo quiero hacer un trabajo más experimental. Tengo ganas de romper mis estructuras ¡todas! Las musicales y las personales. Todo tipo de concepto estructurado que yo pueda tener en mi cabeza me provoca romperlo un rato. Ya regresaré a recomponerlo.

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
UN CÍRCULO POST-PORNO EN BOGOTÁ
numero 26 / Agosto - 2014
El post-porno nos propone nuevas maneras de acercarnos al sexo, entre el arte, los audiovisuales y el performance.
FANÁTICO ESCARLATA
numero 25 / Junio - 2014
Un fanzine que muestra lo que hay de popular en el fútbol, desde la gráfica urbana de los hinchas del América de Cali.
LAS VOCES DE LA VIOLETA
numero 24 / Mayo - 2014
Violeta Parra: su vida y obra desbordan con creces las versiones reducidas que circulan sobre ella.
EL AMOR DE OTRAS MANERAS
numero 17 / Septiembre - 2013
El disgusto por las formas de amor tradicionales ha movido a María Teresa hacia una práctica menos impositiva: la hamora.
BRUJAS, YERBERAS Y OTRAS HIERBAS RARAS
numero 18 / Octubre - 2013
QUÉ DIFÍCIL EL POLIAMOR…
numero 17 / Septiembre - 2013
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :